marketing gastronomico

10 Técnicas de neuromarketing para un menú rentable


– Menú Rentable

10 Técnicas de neuromarketing para un menú rentable

Técnicas que puedes aplicar para obtener un menú rentable y aumentar el gasto de tus clientes

Un menú rentable es un factor primordial en la venta.

Según esté elaborado, está comprobado que puede aumentar en gran medida los resultados.

Pero antes de entrar en materia, permíteme de te explique que es el neuromarketing.

 

Según WikipediaNeuromarketing consiste en la aplicación de técnicas conociendo cuáles son los niveles de emoción, atención y memoria que poseen los diferentes estímulos percibidos de forma consciente o subconsciente y con la intención de mejorar y estudiar procesos cerebrales que se realizan, de una manera clara, en la conducta y toma de decisiones de las personas, en los campos de acción de marketing tradicional. De esta manera se comprenden los procesos de toma de decisión del consumidor.

 

Se sabe perfectamente que nuestras decisiones son tomadas generalmente en un 85% por la parte irracional de nuestro cerebro, por la parte llamada “reptil”

La parte más primitiva de nuestro cerebro encargada de la supervivencia.

Utilizamos el 15% de la parte racional, el “neurocortex”, la parte más evolucionada, para justificar la decisión que hemos tomado.

Intentando conectar con esa parte de nuestro cerebro que decide, podemos aplicar estas 10 técnicas que nos pueden ayudar a mejorar nuestros resultados a través del menú.

 

— Menú rentable

10 técnicas de neuromarketing para un menú rentable

 

1ª – No uses el símbolo del euro ( € )

 

Ni ningún otro símbolo monetario junto al precio de tus platos.

Los símbolos monetarios recuerdan a la persona de forma inconsciente, que va a tener que realizar gasto y se activa la defensa, “precaución cuidado con el gasto”.

Sencillamente, refleja tus cifras en cada plato sin el símbolo, ya que el tipo de moneda se supone y no es imprescindible incluirlo.

 

menu rentable

Menú rentable

2ª – Acabar los precios en .95 para obtener un menú rentable

 

Es archiconocido que vende más 14,99 € que 15 € y su diferencia es ínfima.

Parece absurdo pero funciona.

Si tus precios se acercan a la cifra superior, es mucho mejor utilizar ,95 que ,99.

Acabando en 95 se genera una sensación de mayor calidad que si te acercas a la cifra superior acabando en 99 que se asocia más con la oferta o el saldo.

Consigues la sensación de un precio menor pero además la sensación de algo de calidad a un precio justo y no una oferta por la razón que sea.

 

3ª – Usar lenguaje extremadamente descriptivo

 

Conseguir el efecto de que un plato resulte muy sugerente se consigue con un extra de adjetivos que lo definan.

Y los platos que al leerlos resultan más sugerentes se venden mejor.

Úsalos para aquellos platos que te interesen vender, no hay que cansar.

Adjetivos como suculento, crujiente, rico, meloso, suave, aromático, esponjoso, etc.

Descripciones que incluyan la palabra “secreto”

Por ejemplo, “elaborado con nuestra receta secreta….” ,con nuestra mezcla secreta de…….” o “con un toque secreto de nuestro chef“, etc hacen mucho más atrayentes a estos platos.

Aunque esto no pueda parecer muy serio, la utilización de nombres familiares también generan un mayor atractivo y confianza en la descripción de los platos.

Por ejemplo, “tarta casera de la abuela“o “mouse de frambuesa según mi tía Sara“, etc.

Alejan al producto de cualquier prefabricado.

Le añaden un toque familiar que conlleva calidad y cuidado en su elaboración, como el que pones en la preparación de tus productos para tu familia en tu casa.

La utilización de nombres en negrita para resaltar los productos que más no interesan, atrae la atención del cliente y además rompe la monotonía del texto.

Huye del bloque macizo de texto que no invita a su lectura.

 

4ª – Introducir la marca de los productos

 

Si en la elaboración de algún plato utilizas productos de marca reconocida y de prestigio, no dudes en utilizarlos en la descripción de tus platos.

Como por ejemplo “con sal Maldon” o “mouse de café y Baileys“.

Le proporciona un toque extra de calidad al producto.

 

menu rentable

Menú rentable

5ª – Incluir fotos para un menú rentable

 

Probablemente tu carta no admita la inclusión de fotos.

Pero si el estilo del establecimiento lo permite, recuerda que la inclusión de fotos o elementos visuales, la hacen mucho más atractiva.

Una foto incrementa sin dudas la venta de los platos.

Pero has de tener cuidado con ellas.

Estas deben ser de calidad y reales, sin retoque.

Sobre todo corresponderse con lo que servimos y no ofrecer falsas expectativas que hagan que el plato decepcione una vez que lo tengas delante.

Si esto no se puede conseguir, es mejor no utilizarlas.

Cuando pensamos en “fotos en el menú” inmediatamente nos viene a la mente esos menús horrorosos de bares de costa con cantidad de fotos horribles pensadas para extranjeros.

Pero hay muchas formas de incorporar fotos en el menú.

Existen cartas con fotos que resultan francamente elegantes y transmiten sensación de un buen nivel del establecimiento.

No tienes más que ver menús en imágenes de Google para verlas de un tipo u otro.

 

6ª – Uso de términos étnicos

 

El uso de los términos étnicos en la descripción de los platos despierta la curiosidad del comensal y los hace más atractivos y originales, despertando las ganas de probarlos.

Si has incluido algún plato de una cocina ajena al país no dudes en utilizar estos términos en su descripción.

Términos como por ejemplo, porotos, mandioca, bobote, paprika, frijoles, yuzu, lima kafir, ñame, yuca, y un largo etc.

Productos ajenos a nuestras costumbres con un tremendo toque de exotismo.

 

7ª – Incorporar platos más caros

 

La incorporación en la carta de platos más caros de lo que normalmente tengas en la carta, genera el efecto de hacer que el resto de los platos parezca más económicos de lo que parecería si no estuvieran presentes y favorecen su venta, ya que el resto parecerán más asequibles.

 

menu rentable

Menú rentable

8ª – Ofrecer platos en dos tamaños

 

Ofrecer diferentes tamaños de un mismo plato facilita la venta.

Puede que en un principio esto no te parezca interesante.

Se plantea que el plato normal, el que habitualmente sirves, sea en cantidad y precio más parecido a la media ración.

Luego creas un nuevo plato más grande y más caro.

Este plato más grande pensado para compartir, favorece la venta de  plato habitual que a su vez parecerá más asequible.

Una media ración no se suele pedir para compartir, pero un plato del tamaño que se supone normal, si.

 

9ª – Colocación adecuada de los platos

 

En la carta y al igual ocurre en las paginas web, la mayor atención se la lleva la parte superior izquierda de la composición.

Y lo siguiente más visto suele ser la parte inferior derecha.

A su vez, estas partes son las que mejor se retienen durante el resto de la lectura de la carta.

Por ello, debes colocar en esos puntos, o bien el plato que más te interese vender o el plato más caro.

Siempre que la estructura de la carta lo permita, hará que el resto de la carta parezca más económica, estimulando el consumo del resto de los platos, como ya comentamos antes.

 

10ª – Limitar el número de artículos

 

Está demostrado que cartas muy extensas venden peor que cartas más reducidas y seleccionadas.

En una carta muy extensa la dificultad de elegir o de encontrar el plato que se desea es mucho mayor.

Se termina pidiendo lo de siempre, con lo que se pierde la venta del resto de los platos, que puede que te interese más, aunque solo sea por rotación.

Se recomienda un máximo de 7 a 10 artículos por categoría.

Lo que facilita la elección de los platos e invita mucho más a la lectura de la carta que no una muy extensa que no hay quien se la lea.

 

menu rentable

Menú rentable

Y fuera de carta recomiendo……

 

Otra técnica que se ha demostrado que influye en el proceso de venta en un restaurante, aplicable fuera de la carta, es la música ambiental, la iluminación y el olor.

Se ha comprobado que la música clásica, el jazz y la música oriental generan que los clientes gasten más frente a la música pop o rock que produce que las ventas se reduzcan un 10%.

La iluminación cálida y los ambientes de iluminación relajada donde predominan los tonos cálidos entorno al amarillo aumentan las ventas un 5%

Los aromas de la sala es otro factor, más difícil de generar o controlar, que afectan directamente en las ventas de forma subconsciente.

Aromas a pan recién hecho o a café recién molido son olores de lo más sugerente que invitan al consumo.

La combinación de sabores, olores, sonidos y luz, generan una experiencia sensorial muy potente que hace diferenciar a tu establecimiento del de los demás.

Puedes completar esta información con un estupendo post realizado por Juan Carlos Mejía Llano que merece la pena leer.

O el post que publiqué hace unos meses hablando de este tema.

 


Menu Rentable

Tal vez te interese leer este post sobre 10 aplicaciones que te ayudarán a mejorar tu negocio.

Y como siempre, espero tus comentarios o sugerencias

Imágenes cedidas por Freepik

Etiquetas:
Jorge de la Cruz
jorgecruzmartin@hotmail.com

Después de 22 años como empresario de hostelería decido dar el salto al mundo digital y acompañar a otras empresas en su incorporación a las nuevas tecnologías, con el fin de potenciar sus negocios y aumentar su rentabilidad. Consultor especializado en hostelería. Community Manager, Comercio Electrónico y Marketing Móvil por la Universidad Oberta de Catalunya. Redactor digital y Copywriter para web.

Sin comentarios

Publicar un comentario