Precios dinámicos

Precios dinámicos, ¿Se aplicarán también en hostelería?


Precios dinámicos

¿Aceptará el cliente los precios dinámicos en los restaurantes al igual que en los hoteles?

Precios dinámicos

Las compañías aéreas al igual que los hoteles llevan utilizando tarifas dinámicas desde hace mucho tiempo.

Sus clientes ya están acostumbrados de sobra a ver este sistema, lo acepten mejor o peor.

Buscan por muy diferentes medios sacarle, el mayor partido posible a estas tarifas que varían por muy diferentes motivos.

La hostelería tiene un problema, le sobra el trabajo en fin de semana y le falta entre semana.

Una solución a esto podría ser utilizar precios dinámicos.

Al igual que hacen otros sectores con su demanda en determinadas temporadas.

¿Qué son los precios dinámicos?

Empecemos por definir qué son los precios o tarifas dinámicas.

Es una estrategia que modifica el valor de un producto en función de la oferta y la demanda en tiempo real.

Hay una especialidad del marketing que se denomina «Revenue Management» que trabaja con ellos.

Puedes conocer mucho más de este concepto en este post.

Consiste en ofrecer al cliente adecuado, el precio adecuado, en el momento adecuado, por el producto adecuado y de la forma más adecuada.

En principio, pensando siempre en el cliente.

Es la optimización máxima de un producto a través de la mejor oferta posible.

Basada en los datos de funcionamiento que el negocio haya recopilado en el tiempo.

Se conoce perfectamente que la implementación correcta de este sistema incrementa la facturación un 10% como mínimo.

Y aquí es donde entran los precios dinámicos.

Teniendo en cuenta el cliente, el momento, la forma y el producto, se le ofrece el precio más adecuado buscando la máxima rentabilidad.

Como podrás apreciar hay cierto contrasentido entre rentabilidad máxima y la definición «pensando siempre en el cliente»

Ejemplos de Revenue Management

Como te decía al principio, un buen ejemplo de ello son las líneas aéreas.

Para una misma ruta, presenta precios dependiendo del día, de la hora, de la disponibilidad, del tipo de asiento que prefieras, del equipaje que lleves, del momento de la compra, etc.

Un sin fin de variaciones que modifican el precio final y que va buscando la mayor rentabilidad posible.

Como verás claramente aquí no se cumple la premisa de «pensando siempre en el cliente»

Actualmente, en muchos casos se presentan de forma automática en función de la demanda en tiempo real.

Lo mismo ocurre con los hoteles.

En función del día que elijas, de la situación de la habitación, si tiene vistas o no, por poner un ejemplo, su precio será diferente.

La misma habitación con los mismos servicios no cuesta lo mismo para una o dos personas, penalizando en muchos casos el uso individual.

Todos estos cambios de tarifas y sus muy diferentes variaciones, es algo que está totalmente aceptado por los clientes.

Independientemente de que les parezca bien o mal, lo tienen asumido.

Y esto les permite a las empresas rentabilizar los productos que venden al máximo.

Se aplican tarifas más reducidas para reservas a través de plataformas especializadas para captar clientes nuevos.

La implementación en los restaurantes

Lo restaurantes hacen algo en este sentido, con sus promociones de entre semana, con el fin de atraer al cliente en un día de menor demanda.

Algunos van más allá y distinguen entre barra y sala para sus tarifas.

O aplican descuentos dependiendo de cuando realices la reserva.

Ahora la tecnología permite manejar precios muy diferentes para un mismo producto.

Pero distan mucho del grado de implementación que han realizado los hoteles.

La explicación en parte es, que por lo general, el sector de los hoteles está gestionado por grandes empresas.

Las cuales invierten en marketing grandes cantidades.

E invierten importantes sumas en el estudio de sus clientes y en la forma de rentabilizar sus productos, desde hace mucho tiempo.

Con lo cual han podido acostumbrarlos a los cambios de tarifas para el mismo producto.

Los restaurantes, dejando al margen a las grandes cadenas de franquicias, no han realizado las mismas inversiones.

Más bien, ninguna inversión.

Ni los mismos estudios, por lo que la implementación de todo este sistema está más retrasado.

Los clientes, por lo tanto, no están acostumbrados a manejarse con un sistema similar, al acudir a un restaurante.

Este establecimiento aplica tarifas reducidas para potenciar las comidas dejando las cenas a su precio normal

Posibilidades de los precios dinámicos

Un restaurante podría aplicar precios dinámicos y optimizar su oferta mucho mejor.

Por ejemplo, siguiendo el sistema que aplican los hoteles, podría no costar lo mismo una mesa que otra.

Sentarse dentro o fuera, podría tener diferente precio, ya que los exteriores suelen requerir mayor distancia de servicio

E instalaciones que tienen otras necesidades de mantenimiento.

Esto ya hay establecimientos que lo hacen.

Y no es lo mismo cenar en la sala que hacerlo en la barra.

Hay restaurantes donde el menú a precio asequible solo está disponible en la barra.

Podría tener diferente precio un menú que se quiere consumir un viernes que un martes, ya que la demanda es diferente.

Lo mismo con la hora de la reserva, podría no costar lo mismo cenar a las 22 horas que es cuando todos los españoles quieren cenar, que hacerlo a las 24 o a las 20, horarios que se alejan más de nuestras costumbres.

Las combinaciones de tarifas y los motivos que las pueden modificar son muy variados y dependerán de cada negocio.

Probablemente, y así, en frio, de primeras, tal vez no lo veas en tu negocio.

No veas la forma de implementarlo. No te encaje.

En este caso se aplican tarifas más reducidas en función del día que se quiere potenciar dejando el resto a tarifa normal

¿Cuál es tu impresión de los precios dinámicos?

Pero… ¿Qué piensas de estas posibilidades?

¿Cuál es la barrera que impide su implementación?

¿Manejar cantidad de precios diferentes?

¿El cliente no aceptará estas variaciones de precios?

¿Deberíamos empezar por acostumbrar al cliente a este sistema?

Porque hemos de reconocer que poder aplicar tarifas dinámicas en un restaurante aumenta la rentabilidad del negocio.

Y aprovechar mucho mejor lo recursos de los que se dispone.

Está claro, que de una forma u otra, las nuevas tecnologías van a favorecer la implementación de este sistema en los restaurantes.

Y solo es cuestión de tiempo que esto se empiece a aplicar en los negocios.

Los americanos tienen muy claro que una mesa vacía son pérdidas.

Y hacen lo que sea necesario para que trabajen.

En este caso, el establecimiento aplica tarifas mas reducidas en función de la hora de la reserva.

Se trata de potenciar las reservas a las 9 de la noche.

Se ha de tener en cuenta que en estas plataformas se puede limitar el número de reservas que se admiten a estos precios especiales.

Buscar la mejor forma de implementarlos

Pero en principio, habrá que tener tacto a la hora de aplicarlo.

Hasta que el cliente se acostumbre a ver las diferencias de precio para el mismo producto.

Habrá que empezar por aplicar descuentos en lugar de presentar recargos.

Fíjate que en todas la imágenes que te he enseñado, el sistema se basa en aplicar descuentos llamativos.

Sin embargo, las compañías aéreas lo hacen al revés, ofrecen su precio más bajo para captar y atraer al cliente.

Y a partir de ahí, empiezan a aplicar los recargos por la hora, el asiento, la maleta, etc.

Hasta llegar a una tarifa completamente diferente a la inicial.

Lo restaurantes puede empezar por los precios más elevados, como para cenar un viernes o sábado por la noche a las 22 horas, por poner un ejemplo.

Y a partir de ese precio empezar a ofrecer las diferentes promociones que se puedan aplicar.

Por cenar en martes o por hacerlo a las 20 horas, etc.

Incluir descuentos en los botones de reservas como es el caso de las imágenes.

¿Cómo lo encajaría mejor el posible cliente de un restaurante?

¿Deben ser los empresarios los que tienen que empezar a mentalizarse de este sistema, antes que los clientes?

¿Se puede implementar aún más allá de lo que ese está haciendo hasta ahora?

Porque un precio dinámico real será aquel que aplique el posible descuento a realizar en una reserva en función de la demanda del cliente para ese momento.

Por ejemplo, empezar a aplicar un descuento de un 30% para una determinada hora de la reserva y en función de cómo se vaya ocupando ir modificando el importe del descuento hasta completar.

La tecnología te va a permitir realizar eso de forma muy sencilla.

Precios dinámicos


Me gustaría saber tu opinión acerca de este tema y cómo ves su implementación en tu negocio.

Déjame un comentario para conocer tu punto de vista.

Diferentes opiniones nos enriquecen a todos.

Precios dinámicos

image_pdfDescarga el artículo en formato PDFimage_printImprimir
Etiquetas:
Sin comentarios

Publicar un comentario