Teoría y práctica

De la teoría a la práctica ¿Un reto imposible en restauración?


Teoría y práctica

La dificultad de poner en práctica la teoría de un buen funcionamiento

 

¿Existe realmente una gran dificultad para poner en práctica todas esas teorías que solemos indicar los consultores?

¿O es una excusa para no salir de la zona de confort?

Es una pregunta que me estoy volviendo a plantear nuevamente a raíz de los comentarios de unos lectores de uno de mis post, en concreto «Delegar, una asignatura pendiente en hostelería» 

En dichos comentarios se expresaban la dificultad real y en la práctica, de poder delegar dado el nivel de formación que tiene el personal en estos momentos.

He de reconocer sin lugar a duda que la dificultad existe y en gran medida.

He pasado por esa situación y reconozco que es todo un reto.

En mi opinión, mucho más por la falta de interés del personal que por la falta de formación.

La falta de formación se puede solucionar si la persona tiene interés en el objetivo.

Pero si la persona no tiene interés, que suele ser lo más habitual, es cuando creo que no hay nada que hacer y el resultado será negativo.

¿Pero esto es razón suficiente para no seguir intentándolo?

Teoría y práctica

Buscando información que me aclarara más las ideas y sobre todo, buscando las razones que hacen que todo esto suceda, he localizado un escrito “LA TEORÍA ME LA SÉ… EL PROBLEMA ES LA PRÁCTICA”  de «El Factor Humano».

Se trata de un equipo de preparadores de Burgos, del cual he obtenido toda la información que aquí te indico.

Explican las razones por las que existe una dificultad real de aplicar en la práctica todas aquellas teorías que se suponen funcionan en los negocios de hostelería.

Incluso en el caso de que las teorías o planteamientos propuestos sean acertados.

Y he de decir que estoy, en gran parte, de acuerdo con ellos y por ello, procedo a resumírtelas en este post combinándolas con la experiencia vivida en mi negocio.

En cualquier, caso te invito a que leas el post original, del que te he insertado el enlace en el título anterior.

Las premisas

Solo lo que se pone en práctica tiene valor y es de lo único que se aprende.

Mientras se habla y habla de teorías, en realidad nada ocurre, nada cambia.

Además no conlleva ningún esfuerzo por parte de los interlocutores.

Consciente o inconscientemente elegimos quedarnos como estamos y quejarnos de lo difícil que es cambiar, a pasar directamente a la acción y llevar a cabo las propuestas.

El equipo de «El Factor Humano» indican que estas son las razones por las que nos cuesta tanto poner la teoría en práctica y que es lo que se puede hacer para facilitarlo:

Hablando de teorías nada cambia. Solo lo que se pone en práctica tiene valor y es de lo único de lo que se aprende. Clic para tuitear

Razones por las que cuesta llevar la teoría a la práctica

– No crees ser capaz de ponerla en práctica

Entiendes la teoría y te puede parecer incluso cargada de razón, pero la realidad es que crees y sientes que no eres capaz de llevarla a cabo.

Se gasta la energía en probar que llevar la teoría a la práctica no es fácil.

Y te saboteas a ti mismo con razonamientos con el fin, en muchos casos de forma inconsciente, de llegar a la conclusión de que en efecto, dicha teoría no funciona.

Hasta el punto de sentir la satisfacción de tener la razón y comprobar que no se puede realizar.

Independientemente de lo que eso suponga e incluso a lo que tengas que renunciar por no conseguirlo.

– El nivel de compromiso no es lo suficientemente grande

No se siente el compromiso con la teoría lo suficiente como para realizar el esfuerzo que conlleva el llevarla a la práctica.

Aún cuando se sabe a ciencia cierta que el cambio proporciona cierto beneficio, este no es lo suficientemente grande como para compensar todo el esfuerzo que hay que realizar para llevarlo a cabo.

En otras ocasiones, es el sector, la misma sociedad o lo que ocurre alrededor, lo que te lleva a sentirte obligado con hacer un cambio, aplicar una teoría, como está ocurriendo en el sector con la digitalización y las nuevas tecnologías.

En este caso se entiende perfectamente que se debe cambiar y que se deben aplicar, otros lo están haciendo.

Pero la realidad es que la decisión no la has tomado tú, es un planteamiento que viene de fuera y esto hace que el compromiso no sea realmente fuerte como para llevarlo a cabo, si no tienes el convencimiento de su necesidad real.

 

Photo credit: Portland Seminary on Visualhunt / CC BY

– No ser honesto con uno mismo

¿Realmente eres honesto contigo mismo?

Puede que la verdad es que no quieres hacer el esfuerzo.

No estas dispuesto a perder lo que tienes aunque te haga mal o no te guste.

Existe la posibilidad de que tras los cambios te quedes en una situación que no te guste.

Cuando las cosas no van bien tienes algo por lo que luchar, te sientes útil.

Estas son varias de las razones por las que se prefiere mantener los problemas actuales a poner en práctica las teorías que los pueden solucionar.

– Se tiene miedo a lo nuevo

Incluso si lo nuevo es mejor, te hace dudar.

En muchos casos prefieres quedarte donde estás, a crear un cambio tras el cual no sabes realmente a dónde te va a llevar. ¿En qué posición te encontrarías, serías igual de necesario?

Y este es un planteamiento que paraliza la acción. Lo conocido siempre genera seguridad, frente a lo desconocido.

Hay cantidad de expresiones que lo avalan, como «Más vale malo conocido que lo bueno por conocer». Expresiones todas ellas paralizantes pensadas para bloquear la acción.

– Te exiges demasiado

No te puedes plantear cambiar de hoy para mañana lo que llevas haciendo durante años.

Incluso con los cambios y con los nuevos planteamientos hay que tener paciencia, como para con todo.

El miedo al cambio, a lo desconocido, a nuevas situaciones, es lo que en muchos casos paraliza la acción. Y solo queda la teoría. Clic para tuitear

¿Qué se puede hacer para poner en práctica la teoría?

1 – Tener una visión de futuro

Visualiza dentro de tu cabeza cómo te sentirás una vez que consigas aquello que quieres o te has planteado.

Mantén el objetivo en tu mente. Esto te ayudará a poner el foco de tus acciones en conseguir la meta.

Volviendo al caso de delegar, genera una visión en tu cerebro de cómo será la situación en tu negocio, una vez que hayas conseguido delegar muchas de tus tareas en tu equipo y dispongas de tiempo para nuevas ideas y propuestas.

2 – No te pares ante el intento fallido

Este es uno de los grandes argumentos para no seguir.

No te puedes parar, ni castigar ante el primer intento que salga mal.

Reconecta con el «porqué», con la razón por la que lo haces y con el objetivo que quieres conseguir.

Tener en mente el resultado de lo que se puede conseguir, ayuda a alcanzarlo.

Del error es de lo que más se aprende.

3 – Dar pequeños pasos

Una gran tarea, un gran proyecto, un gran objetivo, para conquistarlos siempre es mejor dividirlo en pequeñas batallas.

Pequeños logros que te vayan llevando hacia el objetivo final. Pequeñas tareas que resulten más asequibles y fáciles de implementar.

De esta forma, es más fácil de integrar el cambio.

4 – Planteárselo como un reto

Tómatelo como un reto y siempre que lo consigas celébralo, incluso cada pequeño paso que te lleva hacia el objetivo final y valora el esfuerzo realizado para conseguirlo.

Teoría y práctica

Photo credit: Pixabay

5 – Entender lo que se ha hecho mal

El mero hecho de entender que se ha hecho algo mal ya es un gran paso y todo un aprendizaje.

No hay que tener miedo al error.

En otras culturas, se considera que una persona que no ha cometido errores, no está lo suficientemente preparada.

Se valora el error como fuente de sabiduría.

6 – Trabaja y desarrolla tu disciplina

La parte de ti que es disciplinada y que cumple con la labor. La que te hace ser constante en lo que haces. Recurre a tus rutinas y disciplina para poder llegar a tu objetivo cuando dudes de llegar al final.

7 – Practica, pratica y practica

Con la práctica, cada vez te será más fácil implementar teorías y hacerlas realidad.

La teoría te mantiene dentro de la zona de confort y la práctica te saca de ella.

Por esta razón, entenderás la resistencia primera que se siente cuando te enfrentas a tener que poner en práctica los planteamientos que sean.

La razón, por la que no sea tan fácil asumir la puesta en práctica.

De primeras siempre piensas que es muy difícil y no crees en tu capacidad de conseguirlo.

Pero el secreto para hacerlo fácil es practicar y practicar.

Un cambio de mentalidad frente a lo nuevo, un cambio de actitud y ganas de salir de la zona de confort son ayudas para implementar nuevos conceptos Clic para tuitear

Teoría y práctica

Conclusión

Es cierto que existen dentro del sector muchas dificultades para llevar a cabo muchas de las teorías que explicamos serán beneficiosas para tu negocio.

Me pregunto, si la razón de que no se puedan llevar a cabo, no será debido a la actitud con la que nos enfrentamos a las dificultades.

O también, si es el cansancio que tienen los responsables de un negocio que en muchos casos resulta agotador sacarlo adelante.

Y sin embargo, si no haces nada diferente, nada cambiará y todo seguirá igual.

¿No crees que merece la pena intentarlo?

Teoría y práctica


Lo que pretendo es que te hagas las preguntas necesarias para llegar a una conclusión veraz.

Que te plantees si en tu caso, estas razones tienen sentido y son parte de verdad o no es realmente así.

¿Cuál es tu opinión?

¿Crees que hay una gran cantidad de teorías que no son más que eso, teorías de congreso, imposibles de llevar a la práctica?

¿Crees que en la realidad de cada día de los negocios de hostelería, es posible hacer cambios y aplicar nuevos conceptos?

¿Crees que el cansancio de los responsables de negocios es una de las principales razones por las que no se tiene la energía necesaria para implementar nuevas teorías?

Teoría y práctica

Cómo siempre, espero tus comentarios.

Opiniones diferentes nos enriquecen a todos y nos ayudan a mejorar.

Puedes dejar tu comentario, justo aquí debajo.

Teoría y práctica

image_pdfDescarga el artículo en formato PDFimage_printImprimir
Etiquetas:
Sin comentarios

Publicar un comentario