delegar en un restaurante

Delegar, una asignatura pendiente en hostelería


Delegar en hostelería

Aprende a delegar como la mejor forma de poder crecer tú y tu negocio

Delegar en hostelería

Muchos de los que trabajáis en hostelería, tenéis la costumbre de pelear por vuestro negocio en solitario.

Piensas que nadie se ocupará de las tareas del negocio como lo hacéis vosotros.

A esto hay que añadirle frases hechas que concuerdan con esta postura, como es «Si quieres algo bien hecho hazlo tu mismo» y otras similares que vienen a reforzar este planteamiento.

Y probablemente hayamos sido muchos los partidarios de este lema.

Pero ahora déjame explicarte lo muy equivocados que estamos o hemos estado:

Por qué nos cuesta delegar

Estamos convencidos de que solo nosotros podemos hacerlo así de bien

Si lo hacemos nosotros, resaltamos como cabeza responsable y nos convertimos en indispensables.

Tenemos miedo a perder el control.

Delegar es entregar parcialmente el control del negocio y eso no nos gusta.

Planteamientos iniciales de los que solemos partir

Estos son los planteamientos erróneos que impiden delegar, cuando la única forma de avanzar en cualquier negocio es delegando y te explico por que:

1º Estás convencido de que solo hay una forma de hacer las tareas bien, la tuya, claro

Hay muchas formas de hacer las tareas y el resultado puede ser tan bueno en unas como en otras.

A ti te gustará hacerlas de una determinada forma, pero eso no quiere decir que no se puedan hacer de manera distinta y conseguir buenos resultados.

Debes tener en cuenta que en muchos casos hacer las tareas suficientemente bien consigue los mismos resultados que hacer las tareas perfectamente bien.

Este es un problema que tienen las personas que son muy detallistas y que les gusta la perfección a la hora de realizar las tareas.

No es que no esté bien, todo lo contrario, es muy legítimo querer hacerlo lo mejor posible, y debe seguir siendo así.

Excepto cuando esto supone un impedimento para poder delegar y el resultado que se obtiene, es igual de válido sino alcanza la perfección, ya que en este caso tender a la perfección se convierte en algo negativo.

2º Una excusa habitual, consideras que ninguno de tus empleados es lo suficientemente capaz como para delegar en él

Es muy probable que el no tener ningún empleado en el que delegar sea una primera percepción equivocada, te sorprendería las habilidades que surgen en el personal cuando se intenta que asuman responsabilidades.

Fíjate que una de las mayores causas de insatisfacción dentro del sector de la hostelería por parte del personal es no saber que esperan sus jefes de ellos y de su trabajo.

Este suele ser además el principal inconveniente que se presenta a la hora de delegar, el personal que tienes.

Pero la cuestión es. ¿Realmente lo has intentado lo suficiente, cuando es tanto lo que tienes que ganar?

3º Tardas menos en hacerlo tú que en explicarle a alguien cómo lo tiene que hacer

Seguro que en un principio tardas mucho menos en hacerlo tú que en explicarlo, pero eso es un planteamiento a muy corto plazo.

Si te molestas en enseñar a una persona a que aprenda a cómo realizar de forma correcta una determinada tarea, que luego le puedas delegar, estarás realizando una magnífica inversión.

Ya que te va a proporcionar, por lo menos, más tiempo para realizar otras tareas más importantes para el negocio.

4º Tus tareas de cada día son las que te absorben la mayor parte del tiempo

Tenemos tendencia a dar prioridad a todas las tareas diarias que afectan al funcionamiento de cada día del negocio, postergando otras que en principio no son imprescindibles para la actividad diaria.

Esto es uno de lo grandes errores, ya que casi todas esas tareas rutinarias y diarias de un negocio de hostelería son tareas que se pueden delegar en el personal, si se hace el propósito de ello.

En cambio, se postergan acciones, que sin ser necesarias en principio para la actividad de cada día, son vitales para el negocio, como puede ser la promoción, el marketing, la búsqueda de nuevas ideas, etc.

Y esto si que afecta realmente a los resultados de la empresa, a que no pueda crecer como debe.

Puede que no tengas suficientes clientes, por que no te has tomado el tiempo necesario para promocionar tu local.

O para buscar mecanismos para atraer más clientes, buscar nuevos productos o iniciativas e ideas que mantengan el atractivo sobre tu local y lo mantengan vivo.

Por poner un ejemplo, de todas aquellas otras actividades que vas postergando por falta de tiempo, ya que lo dedicas a las tareas de cada día.

No se puede avanzar sin delegar, es materialmente imposible, simplemente por la falta de tiempo, entre otras razones.

5º No estas dispuesto a asumir que se pueden cometer errores

Se ha de asumir que se van a cometer errores cuando se delega y existe el riesgo de que se cometan sobre todo al principio.

Esto no debe ser en ningún caso motivo para dejar de hacerlo.

Piensa que el error puede no estar en el hecho de haber delegado, sino en cómo se ha hecho el proceso de delegar.

Puede que no lo hayas hecho bien.

Pero piénsalo detenidamente, ¿qué es peor? un error puntual en una de las tareas o la imposibilidad de crecer por no poder realizar las acciones necesarias para potenciar tu negocio.

Sopesa cuáles son las consecuencias reales en un caso y en el otro.

Puede que te haya ocurrido, que lo has intentado y que los resultados hayan sido negativos, lo que te ha llevado a la conclusión de que esto no funciona en tu empresa.

Pero te pido que hagas un repaso a todas las ventajas que tiene el poder delegar, para que entiendas que merece la pena volver a intentarlo, ya que tienes mucho que ganar.

Delegar en tu equipo es la única forma de poder hacer crecer tu negocio de hostelería. Los responsables deben aprender a delegar. Ser expertos en delegar. Clic para tuitear

El gran beneficio de saber delegar

  1. Inviertes tu tiempo en tareas que pueden ser más necesarias para tu negocio. Que puede que sean vitales en estos momentos. No se puede avanzar sin delegar responsabilidades y tareas, que dejen espacio y tiempo para poder hacer otras más valiosas y nuevas que pueden ser mucho más rentables para la empresa.
  2. Dispones de más tiempo para ti, reduces tu carga de trabajo y disminuyes tu estrés.
  3. Mejoras la productividad en general de todo el equipo
  4. Desarrollas la capacidades de tus trabajadores llevándoles al siguiente nivel
  5. Favoreces la motivación y el compromiso de tu equipo
  6. Mejoras las relaciones y la comunicación entre los miembros

Delegar en hostelería

Ten en cuenta, que delegar es también una forma de rentabilizar al personal.

En muchas ocasiones, y dado que el trabajo es muy irregular, delegar y que realicen tareas en los momentos que tengan un hueco, aumenta la productividad.

Delegar en hostelería

Proceso para delegar de forma correcta

Si te has convencido de que necesitas delegar como la única forma de tener más tiempo que dedicar a lo realmente importante de tu negocio que es potenciarlo, este es un proceso válido a seguir:

  1. Define claramente las tareas que necesitan hacerse, aquellas susceptibles de ser delegadas, seguro que son muchas
  2. Empezar por las tareas rutinarias para luego ir dando paso a responsabilidades más complejas hasta poder delegar todo lo necesario
  3. Asegúrate de que la persona en quien delegas, entiende perfectamente qué necesita hacer
  4. Explica el motivo por el cual necesita hacerse dicha tarea y con qué fin, que quieres que lo haga
  5. Enseña cómo debe hacerse de forma correcta
  6. Asegúrate de que la persona entienda el proceso de cómo hacerlo
  7. Establece una fecha límite para que se termine dicha tarea sin falta
  8. No está demás la supervisión de lo que realicen, sobre todo al principio, pero se ha de dejar autonomía a la persona para que realice su responsabilidad y encuentre soluciones por si mismo si fuera preciso

Delegar en hostelería

Como es lógico, la comunicación es imprescindible para conseguir buenos resultados.

Y estimular el compromiso por parte de los empleados es clave para motivarlos.

Un método

Debes hacerte dos preguntas acerca de la persona sobre la que quieres delegar:

¿Confío en su capacidad?

¿Está motivado para completar la tarea?

Si la persona no tiene la capacidad, pero está motivado, lo que se debe hacer es desarrollar a la persona, trabajar con él y enseñarle cómo cumplir con la tarea.

Invierte el tiempo necesario para que pueda desarrollar su capacidad al siguiente nivel, es una buena inversión.

Si tiene capacidad, pero no está motivado, deja bien claro cuales son las expectativas de la tarea y los plazos para su cumplimiento y realiza un seguimiento de la misma.

Se les debe apoyar convenientemente desde el inicio del proceso con el fin de que consigan el objetivo de asumir por completo la tarea.

Las tareas correctamente realizadas deben ser debidamente reconocidas e incluso si procede recompensadas, lo cual les motivará para hacer mejor su trabajo.

El objetivo

El objetivo final es que tú puedas crecer, desarrollarte y convertirte en un mejor líder para tu equipo, aunque esto de líder te pueda parecer fuera de lugar.

Y es que para poder crecer, debes convertirte en un experto en desarrollar a otros miembros de tu personal.

Está comprobado que la única forma de que una empresa pueda crecer, es que sus responsables aprendan a delegar.

No tienes más que mirar en internet a las empresas más relevantes, a los personajes más destacados del mundo de la empresa y a sus carreras profesionales, para ver que lo que realmente son, es grandes expertos en el arte de delegar.

Deben conocer bien a su equipo y sus capacidades, conocer su forma de trabajar, sus modos, cuales son sus puntos fuertes y en cuales fallan.

Interactuar con ellos acerca de sus aciertos y de sus errores, es una gran ayuda para conseguir el éxito en delegar.

El contacto regular con los trabajadores propicia que se pueda confiar en ellos.

Como todo, es cuestión de comenzar, la falta de costumbre en delegar y el miedo a los errores que se puedan comerte son factores que juegan en tu contra.

Cuando se elige a la persona adecuada que cumple con su función, realmente no se está perdiendo el control de la empresa.

Ya que cuando se controla lo que se hace y aunque delegues responsabilidades, la responsabilidad final sigue siendo tuya.

En el fondo, delegar es hacer participe del proyecto a tu equipo, confiar en ellos y permitir que el negocio sea más productivo.

Sé positivamente que las consecuencias de los errores al delegar las vas a pagar tú o la empresa, que en muchos casos será lo mismo, pero es la única forma de poder crecer en todos los sentidos.

Delegar en hostelería

La tarea real de los responsables o cabeza de la empresa

Los líderes o cabezas responsables, son los que tienen la visión general del negocio. La filosofía de funcionamiento. Su concepto.

Son los responsables, expertos en delegar tareas y toma de decisiones, que supervisan para que se realicen de forma acorde con la visión general del negocio, con el concepto que lo define.

Son los que tienen la obligación de potenciarlo, promocionarlo, innovarlo, estimularlo, buscar nuevas ideas, nuevos conceptos, conocer el mercado, la competencia, el entorno,  las tareas que realmente conseguirán que el negocio crezca y obtenga mejores resultados.

Y para ello, se debe tener tiempo y calma.

Puede parecer utópico en estos momentos, cuando te pones enfrente de tu negocio y ves como funciona realmente y cómo es tu equipo.

Puede que todo esto te parezcan meras palabras, huecas, imposibles de aplicar.

Sin embargo, es un objetivo que puedes incorporar en tu empresa si te lo propones y la única forma de conseguir tener un negocio sólido capaz de crecer.

Piénsalo con detenimiento. Asume este concepto.

Conclusión

Delegar, en gran medida es un proceso mental que empieza en los propios responsables.

Analiza cuales son las razones reales por la que no delegas lo que debes en tu equipo.

Cuáles son las razones por lo que no te ha funcionado si lo has intentado.

Piensa en los beneficios que obtendrías si en tu negocio pudieras delegar muchas de las tareas que ahora realizas y lo que podrías hacer si eso fuera posible.

¿No crees que merece la pena intentarlo?

¿Entiendes realmente que es la única forma de poder crecer en todos los sentidos?

¿De poder mejorar tu calidad de vida dirigiendo tu negocio?

Delegar en hostelería


Tal vez te pueda interesar:

Gestión del tiempo en hostelería, mejora tu calidad de vida

Saber delegar, un buen camino para aumentar la productividad de tu bar

La importancia de delegar funciones

7 Pasos para aprender a delegar

Delegar en hostelería


Como siempre, me gustaría saber cual es tu opinión acerca de este tema.

¿Ves viable poder delegar en tu equipo?

¿Cuáles son las razones que te impiden poder hacerlo?

¿Consideras que tu personal no tiene el interés en asumir responsabilidades del negocio?

Por favor, deja tu comentario justo aquí debajo, la participación de todos enriquece el conocimiento.

Delegar en hostelería

image_pdfDescarga el artículo en formato PDFimage_printImprimir
2 Comentarios
  • gonzalo vazquez
    Publicado en 10:58h, 15 marzo Responder

    Una cosa es la teoría…y otra muy diferente es la práctica. El nivel de formación en hostelería es muy bajo y por tanto…es difícil encontrar personas en quien delegar de una manera solvente.

    • Jorge de la Cruz
      Publicado en 12:24h, 15 marzo Responder

      Hola Gonzalo:

      Lo primero, gracias por comentar, conocer otras opiniones siempre resulta interesante y enriquecedor

      Tienes razón, siempre existe la diferencia entre la teoría y aplicarlo a la realidad, muchas veces parecen mundos paralelos que nunca se tocan.
      Estoy de acuerdo en que el nivel de formación, pero sobre todo el interés del personal es muy bajo.
      Para mi lo peor, es su nivel de compromiso con su trabajo, ya que la mayoría tiene un planteamiento temporal de su puesto a la espera de oportunidades mejores. Formarlos cuando tienen interés es mucho más fácil.
      Esto se convierte en un circulo vicioso en que nunca cambia.
      Con lo que las situaciones no cambian y por tanto los negocios no avanzan.
      No se delega por que el nivel del personal no lo permite y no se puede crecer por que no se delega y no se puede formar un equipo.
      Yo esto lo he vivido y reconozco que es el gran reto. Para mi fue lo más difícil.

      Mi pregunta para que esto cambie es:
      ¿Quién debe dar el primer paso?
      ¿Quién debe hacer el esfuerzo de intentarlo una y otra vez hasta conseguirlo?
      ¿Quién tiene más que ganar si se consigue delegar?
      ¿Quién tiene más interés por crecer como persona y hacer crecer su negocio?
      ¿Se debe dejar de intentar y dar el tema por perdido con lo que ello supone?

      Te ruego que te plantees estas preguntas y averigües las respuestas que sean mejores para ti y tu negocio.

      Un abrazo, Jorge.

Publicar un comentario