Restauración organizada, inversiones... y tú te quedas como estás

Restauración organizada

Cuando te abren un nuevo local al lado...

Si oyes o lees las noticias, algo que te recomiendo que no hagas, ya que son capaces de desilusionar al más optimista, habrás visto varias noticias que hablan de inversiones en hostelería.

 

Yo creo que las crisis las generan las mismas personas pensando que hay crisis, de tanto que lo escuchan,

 

Sí…

 

A pesar de todo lo que se está diciendo, se siguen haciendo inversiones en hostelería en diferentes formas.

 

Hoteles y restaurantes…

 

Y no hablamos de cantidades pequeñas, ni mucho menos.

 

Pero si te fijas, en los que respecta a los restaurantes, todas esas inversiones van a parar a lo que podemos denominar “Restauración Organizada”

 

Cadenas de restaurantes o franquicias, que están mucho más profesionalizadas que la restauración tradicional.

 

De esto podemos sacar conclusiones.

 

Está claro que muchos ven que hay mucho negocio en la restauración en un futuro próximo a pesar de todo lo que sea.

 

Y que este tipo de restauración crece de forma considerable mientras que la restauración tradicional se estanca.

 

Una de las razones de ello, es que son negocios mucho más organizados y profesionalizados que los tradicionales.

 

Incluso más innovadores.

 

Y por ello, más capaces de conseguir la rentabilidad que se necesita, además de ser más fuertes para hacer frente a la adversidades que puedan surgir.

 

La incertidumbre siempre estará presente a partir de ahora, ya que estamos en una época de transición y de cambios en todos los sentidos.

 

 

En esta situación puede que tú pienses que de momento te salvas.

 

Que estás funcionado bien, tienes tus clientes y de momento la facturación es correcta y te permite salir adelante.

 

Y te felicito por ello, sin duda alguna.

 

Es el resultado de todo un trabajo y todo un esfuerzo realizado que te ha llevado hasta ese punto.

 

Pero…

 

Un día cualquiera, te abren un local a lado.

 

Ahora mismo se están haciendo nuevas aperturas por todo el territorio, con nuevas propuestas, cada vez más innovadoras y atractivas.

 

A pesar de todo lo que pueda estar pasando y se diga que va a pasar.

 

Propuestas que ya están comprobadas que funcionan.

 

Y van… y te abren una al lado, como te comentaba.

 

Que hace algo que tú también haces.

 

Y tus clientes se siente atraídos por la novedad.

 

Ves como te está bajando la facturación.

 

Y que vienen menos clientes que antes.

 

Empiezas a preocuparte y a comparate con ellos.

 

Compruebas que incluso tú lo haces mejor, tienes mejores precios y tu producto es de mejor calidad.

 

Pero aún así…

 

Los clientes siguen acudiendo al nuevo establecimiento porque tiene mejor imagen, resulta más atractivo, está bien organizado y tiene una propuesta con muchas posibilidades.

 

Y entonces empiezas a revisar qué es lo que puedes hacer…

 

Y piensas si tal vez tenías que haber movido las redes sociales como lo hacen ellos.

 

Si deberías haber organizado mejor la forma de trabajar, como lo hacen ellos.

 

Sí deberías haber invertido en publicidad para darse a conocer, como lo hacen ellos.

 

Gestionar a tu equipo, como lo están haciendo ellos.

 

Haber trabajado más la diferenciación.

 

Si deberías poder captar reservas de forma digital, como lo hacen ellos las 24 horas del día, todos los días.

 

Si deberías ser mucho más digital para que el cliente vea que estáis actualizados como ellos.

 

Que rotais vuestra carta con más frecuencia para que el cliente no se aburra.

 

Que te preocupa que el cliente pase un buen rato en tu local, como ellos procuran hacer….

 

Y así podría seguir con una larga lista de acciones que se podrían haber realizado.

 

Pero que no las has llevado a la práctica porque no lo has necesitado.

 

Porque en el fondo piensas que no son imprescindibles para el negocio, como no lo han sido hasta ahora.

 

Pero el problema está que cuando llegas a ese punto ya has perdido un buen puñado de clientes.

 

Y recuperar a un cliente perdido o captar a uno nuevo es mucho más caro y difícil, que conservar a uno que ya tienes.

 

Y empiezas a hacer cambios…

 

Más cambios…

 

Pero los resultados no llegan…

 

Puede que pienses que estoy exagerando, pero simplemente es un caso real que acabo de vivir.

 

Y lo he visto en otros locales que me son ajenos.

 

Y cuando tenía mi propio negocio, lo viví en mis propias carnes.

 

La pregunta que surge de todo esto es…

 

¿Vas a esperar a que te abran un nuevo local al lado para empezar a organizar mejor tu negocio?

 

¿Vas a esperar a ese momento para hacerlo más atractivo y más eficaz?

 

¿Cuánto tiempo estás dispuesto a dejar pasar para empezar a hacer cambios que tú ya sabes que necesitas?

 

Lo que te quiero mostrar es que existe una necesidad real de mejorar el negocio, de crecer, de forma constante y que no te puedes quedar quieto.

 

Y mucho menos, ahora.

 

Si quieres hablar de cambios, rentabilidad, crecimiento y organización de tu negocio, puedes escribirme aquí: jorge@jorgecruzmartin.com

 

* Imagen cedida por Pixabay

Dame un toque...