mentalidad ganadora

Mentalidad ganadora, clave para el éxito de tu restaurante


Mentalidad ganadora

Tu mentalidad de empresario es el factor clave en el éxito de tu negocio

 

Uno de los elementos o factores que contribuyen al éxito de un negocio es, en gran medida, la mentalidad que tenga su responsable o quien la dirige.

Se calcula que cuando un negocio consigue lo que se propone depende en un 60% de la mentalidad de su responsable quedando en un 40% los factores externos que pueden contribuir.

Por tanto, resulta vital que el empresario responsable de un negocio de hostelería tenga la mentalidad adecuada para poder sacarlo adelante.

¿Cómo debe ser un responsable de un negocio?

No basta con tener conocimientos de la actividad profesional dentro del sector que domines, se necesitan conocimientos básicos de otras áreas que afectan a la empresa y a su gestión.

Los responsables deben tener claro el proyecto que se pretende desarrollar, la visión de futuro a donde quieren llegar, su propuesta de valor, asumir responsabilidades, conocer su empresa y su funcionamiento.

Es importante tener una imagen global del negocio, de su conjunto y no perder de vista esta perspectiva.

Los empresarios deben valorar la productividad y las oportunidades de negocio que se les presenten o buscarlas para poder crecer.

Otros factores de gran importancia son el compromiso y la responsabilidad, ya que sin ellas, el fracaso está asegurado.

El compromiso para buscar soluciones cuando vengan los problemas, la responsabilidad para asumir los retos.

Es la mentalidad empresarial de los dirigentes la que ha conseguido el éxito de empresas que hoy en día son un referente en su funcionamiento.

Cuidan la imagen de su empresa, comunican su mensaje y propuesta de valor por los medios que tengan a su alcance, para darla a conocer y explicar lo que hace.

Saber delegar para poder crecer

Es importante saber delegar si se quiere crecer, un punto en el que a los profesionales de la hostelería se atascan con frecuencia y asumir lo que ello implica.

En este post te explico las razones por las que delegar es una asignatura pendiente en el sector.

La gestión de los errores

Asumir los errores y aprender de ellos.

En otras culturas, el error se considera como un medio válido de aprendizaje.

Mientras que en nuestra mentalidad latina, el error se considera como una merma de las capacidades de la persona disminuyéndola a un rango inferior, al de los torpes.

De ahí que casi nadie quiera reconocer haberse equivocado.

Y no proceda junto con su equipo a extraer la enseñanza que se deriva de ello. Una de las mejores enseñanzas que se pueden tener.

La creatividad y la imaginación, herramientas para obtener soluciones

Una mente ganadora, valora la creatividad y la imaginación como herramientas que proporcionan soluciones e ideas para nuevas propuestas y por tanto, también valora las de los demás, las del equipo que le rodea.

Resuelve problemas de forma creativa e incluso en muchas ocasiones con pocos recursos.

Muchas veces se culpa de la falta de resultados o de la incapacidad de crecer a factores ajenos, a causas externas que nos están afectando.

Cuando la realidad es que se es incapaz de encontrar una solución o un camino que nos lleve al objetivo deseado.

Mentalidad ganadora

La importancia del crecimiento personal

La mentalidad ganadora busca mejorar en todos los aspectos tanto en la empresa como en lo personal.

No solo busca la mejora y el crecimiento del negocio, si no que también busca su propio crecimiento constante como persona, ya que es la mejor herramienta para hacer crecer su negocio.

Está comprobado cada vez más que cuando hay un crecimiento personal por parte del responsable se genera un crecimiento del negocio.

Hemos de admitir que no todo el mundo está capacitado para ser el responsable de una empresa.

En muchas ocasiones se siente frustrados por los resultados obtenidos viendo los resultados que obtienen los negocios de alrededor, que son referentes o de los que todo el mundo habla.

La necesidad de entrenar tu mentalidad

Es por esto por lo que debes entrenar tu mentalidad, formarla.

La mentalidad del éxito es aquella que observa en la distancia el camino que ya ha recorrido, ve el punto en el que se encuentra y valora donde ha llegado, dándose cuenta de ello.

Esta premisa cambia las emociones que se sienten cuando estás en ese punto y este cambio genera una energia que es la que necesitas para seguir adelante.

Esto es lo que se denomina cultivar una mentalidad de éxito.

Mentalidad ganadora

Desarrollar capacidades de liderazgo

Dentro de las habilidades y capacidades a desarrollar y como parte del crecimiento personal, está la importancia de mantener la calma, transmitir tranquilidad.

Ser un referente para tu equipo a la hora de enfrentarse a los problemas y buscar las posibles soluciones conservando plenamente la confianza de tu equipo.

Y es importante el factor comunicación con el equipo.

La comunicación debe ser clara, directa, con educación y firmeza, algo que a la larga favorece el clima laboral y el funcionamiento del equipo.

Cambiar el modo de reacción.

Muchas veces somos reaccionarios y de forma negativa a las nuevas propuestas, a los imprevistos.

Cuando lo correcto es ser proactivo y ver la forma de avanzar y afrontar la nueva situación.

Ver lo nuevo como una oportunidad en lugar de verlo como una amenaza.

Siempre hay una resistencia a cualquier movimiento

Tenemos que asumir que cada vez que hagamos algo habrá que vencer una resistencia tan grande como el esfuerzo que hagamos para generar algo.

Si vences tu resistencia, la resistencia a permanecer en la zona de confort, la resistencia interna a avanzar, podrás vencer la resistencia que opongan los elementos externos que te puedas encontrar en el camino.

Cuando no se hace nada, cuando uno permanece quieto, no se encuentra la más mínima resistencia pero es la zona de confort que te inmoviliza y atrapa.

La rutinas positivas, los hábitos positivos que te van llevando a tu objetivo son un fantástico método que te ayuda a superar momentos negativos o de baja energía que se te pueden presentar, que seguro aparecen.

Técnicas para alcanzar el objetivo

Un medio de poder alcanzar grandes objetivos es dividirlo en pequeñas metas diarias que estén a nuestro alcance y esta es la forma de empezar a conseguir el gran objetivo planteado.

Las grandes visiones de un negocio se consiguen empleando planes estratégicos que dividen en pequeñas metas, pequeños logros que se realizan de forma constante que son los que te llevan a conseguir los objetivos marcados.

Es importante la forma en la que se ven y hacen las tareas. Cómo se afrontan.

Empezar a actuar conforme a donde se quiere llegar es un principio para conseguirlo.

Por ejemplo, si el objetivo es conseguir un negocio con un nivel de atención elevado acorde con una oferta de nivel alto, empezar a actuar conforme a ello, es empezar a atender al cliente como lo harás cuando llegues al nivel de funcionamiento que tienes planeado alcanzar.

Esto lo puedes empezar a hacer ya sin coste y te encamina hacia tu meta.

Un paso más hacia el objetivo que se pretende alcanzar.

El lenguaje, la energía y el cuerpo, todos elementos a cuidar

Un mentalidad ganadora debe tener en cuenta la importancia de las palabras que utiliza.

El comportamiento del cuerpo va directamente ligado a las palabras que se utilizan en el lenguaje.

Físicamente el cuerpo se ajusta a las palabras que utiliza el cerebro, existen cantidad de sencillos experimentos que así lo demuestran.

Si quieres comprobarlo, intenta hacer lo contrario de lo que estas diciendo en el mismo momento y veras que hay un momento de confusión.

Por ello debemos tener en cuenta que no es lo mismo intentar que conseguir. Intentar no implica llegar, obtener. Sin embargo, conseguir sí.

Cuidarte tu mismo

Y hablando del cuerpo, debemos tener en cuenta que la energía de la que dispones no es ilimitada, por lo que debes cuidarla y decidir bien en que la empleas para que sea de la forma más productiva posible.

Si como he dicho anteriormente, el responsable es el 60% del factor de éxito de tu negocio, enseguida te darás cuenta de la importancia de cuidar a ese 60%.

Es decir, que debes cuidarte tu mismo para no perjudicar a tu empresa que te necesita para salir adelante.

Mentalidad ganadora

La actitud el elemento más importante en la formula de éxito.

Pero sobre todo, tener una actitud positiva frente a las adversidades es un factor decisivo para poder superar los obstáculos que se presenten en el camino.

Una actitud positiva se transmite en todo lo que haces, desde hablar, escribir un email, atender a un cliente, la elaboración de un nuevo plato, una carta de sugerencias.

Todo transmite la actitud que tengas cuando lo has realizado.

No se es consciente de ello pero el hecho es que se transmite y por tanto llega al cliente final que inconscientemente también percibe la actitud con la que se empezó, creo o habló.

Las actitudes negativas afectan a tu negocio

Y las actitudes negativas generan resultados negativos, de la misma forma que actitudes positivas generan resultados positivos.

Por ejemplo, cuando tratamos con un cliente y nuestra actitud es positiva y por tanto tenemos ilusión y animo por lo que hacemos has de reconocer que la conversación resultante no es la misma que si al hablar con el cliente nuestra actitud es negativa, pesimista, de queja o desanimo.

Las conversaciones no pueden ser iguales.

Por muy profesional que seas o por mucho esfuerzo que hagas por no transmitirlo, cuando se parte de posiciones distintas, el resultado es distinto.

Es por tanto evidente que el responsable de un negocio tiene que trabajar su mentalidad para estar al frente del negocio y obtener buenos resultados.

Con una actitud positiva, el punto de vista cambia.

Se está más abierto a otras propuestas, abierto a la posibilidad de estar equivocado, propenso a buscar otros caminos, abierto a la formación y a la información.

Ya que va a ser consciente de que va a necesitar la formación continua a lo largo de todo su camino.

Un mentalidad ganadora elemento imprescindible

Y este es otro de los elementos que contribuye al éxito del negocio.

La mentalidad ganadora consciente de que debe formarse para aprender nuevos caminos, nuevas propuestas y nuevas herramientas.

Hay que trabajar para cambiar la mentalidad que ya se tiene.

Que es fruto de las experiencias pasadas.

En muchos casos hay que trabajar para cambiar la mentalidad de empleado que se ha generado durante los años anteriores durante las experiencias laborales vividas.

Una mentalidad de empleado que te lleva a seguir con el planteamiento de obtener un sueldo, una seguridad y poder tener tus vacaciones de forma regular, en lugar de desarrollar habilidades directivas, financieras y contables.

Una mentalidad que te lleva a preferir la gratificación inmediata a los beneficios a largo plazo.

Abandonar la mentalidad de empleado

Ser capaz de abandonar estas viejas premisas que no funcionan.

Suprimir estas creencias entre otras completamente limitantes, prejuicios que arrastramos, para adquirir nuevas capacidades que favorezcan el crecimiento y tener una mentalidad positiva y de abundancia.

Modificar tu mentalidad cambia tu actitud y como hemos comentado la actitud es el factor más importante a la hora de conseguir el éxito

Este cambio supone que el responsable debe asumir que ahora es él el que tira del carro y el que debe encontrar las soluciones.

Y todo ello conlleva que debe autocontrolarse y por tanto saber gestionar sus actitudes, emociones y pasiones para poder obtener los logros deseados.

Mentalidad ganadora

Saber pedir ayuda imprescindible para llegar

Tiene que conocerse bien a si mismo y cuando no sepa gestionar estos puntos, saber buscar la ayuda necesaria para conseguirlo.

Pedir ayuda en el momento en que se necesite es algo por el que pasa todo el mundo que tiene que enfrentarse a una tarea que en un momento determinado le supera.

En  muchos casos se pretende compensar esa falta de capacidad con dedicarle muchas horas al negocio con el fin de sacarlo adelante cuando realmente no se soluciona el problema.

Pedir ayuda no implica debilidad, merma de nuestras capacidades, si no todo lo contrario, demuestra la capacidad de conocer nuestras limitaciones y encontrar la solución para superarlas.

Si realmente se tiene intención de cambiar de mentalidad y dejar de ser un esclavo de tu negocio para pasar a ser un empresario con un sistema trabajando para ti, necesitas además formarte en mentalidad empresarial.

Adquirir conocimientos que te permitan gestionar tu negocio como una empresa de éxito.

En la formula del éxito, la mentalidad del responsable y su actitud son elementos imprescindibles para un resultado positivo, y así se ha demostrado una y otra vez.

Y permíteme que una vez más te incluya uno de mis vídeos favoritos acerca de la actitud y su gran poder conseguidor:

Mentalidad ganadora

Tal vez te pueda interesar leer:

La mentalidad empresarial se hace o se nace con ella

La mentalidad del emprendedor como clave del éxito en todo negocio

Mentalidad de Dueño = Éxito (casi) seguro

Mentalidad ganadora


¿Piensas que una mentalidad ganadora es realmente el factor imprescindible para el éxito?

Me gustaría conocer tu opinión acerca de este tema y cual es tu visión desde tu propio negocio.

Espero tus comentarios. Conocer las opiniones de otros nos enriquecen a todos.

Mentalidad ganadora

image_pdfDescarga el artículo en formato PDFimage_printImprimir
Etiquetas:
Sin comentarios

Publicar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar