El cliente está cambiando

Lo que antes te venía funcionando, ahora ya no funciona


El cliente está cambiando

Todo lo que venias haciendo hasta ahora ya no sirve

El cliente está cambiando

Estoy seguro de que has podido comprobar cómo los clientes están cambiando, bueno, de hecho ya han cambiado una barbaridad.

Habrás podido observar cómo han cambiado sus costumbres y su comportamiento.

Cómo ahora buscan algo diferente a lo que buscaban con anterioridad y cómo lo hacen.

Le sigue gustando salir y reunirse, pero ya no están dispuestos a gastar tanto.

Aunque eso no impide para nada que paguen por algo cuando realmente les seduce.

Por poner un ejemplo:

Aumentan los grupos a muy diferentes horas.

Pero no quieren que su gasto se dispare, ya que lo va ha hacer muchas veces a lo largo de un mes.

A veces parece que el producto pasa a un segundo plano. Y esto resulta bastante sorprendente, cuando desde siempre nos hemos centrado en el producto.

Es ahora más importante la posibilidad de que se puedan reunir, compartir y estar en un lugar sin problemas.

Sin tener que pelearse con nadie, ya que lo más importante es la reunión antes que la gastronomía.

Un ejemplo de cambio entre otros muchos.

Pero la cuestión es:

Estoy seguro que te has dado cuenta de ello, pero….

¿Te has dado cuenta de lo que eso supone para tu negocio, que el cliente cambie?

¿Te das cuenta de lo que implica en tu negocio esos cambios?

Por que muchos de estos comportamientos se los estamos achacando a una crisis que ya parece quedarse y nos quedamos a la espera de que cambien los tiempos y las circunstancias para volver a lo de antes.

Qué de lo que se trata es de resistir y seguir cada día hasta que la vida vuelva a lo de antes de la crisis o a algo parecido.

Pero tengo una mala noticia para ti y es que eso no va a ocurrir.

No voy a entrar en si ahora aún tenemos crisis o no.

Lo que si te puedo asegurar es que el cliente ha cambiado y mucho.

Y que ese cambio ha venido para quedarse y va a seguir evolucionando.

Entran nuevas generaciones con nuevos valores que les hacen dar importancia diferente a lo que le veníamos dando importancia hasta ahora.

A su vez, los valores en si mismos, están cambiando, eso afecta a la sociedad y a su comportamiento.

Con todo esto, lo que quiero decirte es que no te queda más remedio que cambiar.

Adaptarte a los nuevos cambios y deseos de tus clientes por que ahora son diferentes.

Y por tanto necesitas adaptarte a ellos.

Lo que venías haciendo hasta ahora y qué tanto éxito había tenido en un momento dado, ya no sirve.

Tienes que adaptar tu propuesta a los nuevos clientes y sobre todo a sus nuevos comportamientos.

Ocurre en todos los sectores

En un viaje en tren que he realizado recientemente coincidí con unas personas que venían de un congreso de Seat en Madrid.

Me comentaban cómo está cambiando el sector del automóvil y sus circunstancias.

Los planteamientos de los grandes fabricantes ya no se centraban en la venta si no en la nueva forma de consumir vehículos, ya que estaba comprobado que el futuro estaba en los coches para compartir.

Los clientes no compraran coches sino que recurrirán a plataformas que les proporcionaran un vehículo adecuado para sus necesidades.

Desde eléctricos para circular por las grandes ciudades hasta vehículos para viajar con la familia cuando precises uno.

Este planteamiento que está previsto que prevalezca para el año 2020 supone un gran cambio para toda la industria.

Desde concesionarios, mercado de segunda mano, talleres, agencias de alquiler, repuestos, seguros, y un largo etc.

Ten en cuenta que un vehículo eléctrico necesita solo un 10% del número de piezas que necesita uno convencional.

Esto es un fuerte cambio y lo que es más curioso es que los planteamientos son para el año 2020, prácticamente, ya.

Fíjate que cambios más radicales y cómo van a tener que ponerse las pilas para poder adaptarse y seguir con sus negocio.

Por que lo que está claro es, que si no te adaptas, no vas a poder seguir.

Imagínate que eres un concesionarios de coches y que tu planteamiento es vender vehículos diesel en los dos próximos años pero a un buen precio con fuertes promociones.

Algo que han venido realizando un montón de años.

¿Cómo lo ves?

Y no importa si todo esto te parece bien o mal o estás de acuerdo con ello.

Nos quejamos de nuestro sector y sus cambios.

Pero ni te imaginas lo que está pasando en el sector de automóvil.

Donde además participan grandes empresas, fuertes inversiones e intereses políticos que no hacen más que enredar y complicar.

Tienes que cambiar y diferenciarte

Por que los clientes ya no son los mismos y quieren propuestas diferentes.

Si tienes un producto estrella que ha funcionado entonces tendrás que cambiar la forma de ofrecerlo y abrirlo a otras posibilidades.

Es el local lo que le gusta a tu cliente, entonces tendrás que modificar tu producto para adecuarlo a las nuevas exigencias.

Si tienes una clientela fiel que te ha seguido, tendrás que buscar una propuesta diferente que le haga seguir queriendo ir a tu casa.

Y así para todos los negocios.

Y para saber todo esto y por donde tirar es imprescindible que conozcas a la perfección a tu cliente ideal.

Qué es lo que busca y  cómo lo quiere, pero sobre todo, por qué lo quiere, ya que es el «porqué» el que realmente consigue la venta.

No esperes a que cambien los tiempos, a que lleguen tiempos mejores, por que no es cierto que vayan a llegar.

Los nuevos tiempos que lleguen no sé si serán mejores o peores, espero que mejores ya que quiero ser optimista pero lo que si te puedo asegurar es que serán diferentes.

Muy diferentes y el éxito de los negocios va a depender de su capacidad de adaptación a esos nuevos tiempos.

Además, por si no te has dado cuenta, las nuevas tecnologías lo que están permitiendo es que esos cambios se produzcan con mucha mayor rapidez.

Y también nos tenemos que adaptar a ello, a la rapidez con que se producen.

¿Estás dispuesto a afrontar el cambio?

¿Estas dispuesto a salir de la zona de confort?

El cliente está cambiando


¿Qué opinas de que el cliente está cambiando?

¿Estás de acuerdo con ello?

¿Confías en que lo que hasta ahora te ha venido funcionando lo vuelva a hacer, cuando las circunstancias vuelvan a la normalidad?

Tu opinión nos enriquece a todos y nos abre otros puntos de vista. Anímate a comentar.

El cliente está cambiando

image_pdfDescarga el artículo en formato PDFimage_printImprimir
2 Comentarios
  • Ramon
    Publicado en 11:13h, 24 enero Responder

    Buenos días Jorge..
    Los has explicado bien bien..
    Pero ahora los clientes son más exigentes
    Te voy a decir que on tan un caso que me pasó el domingo a la hora de comer.
    Tenía el comedor todo lleno y me entra un grupo de 20 personas para comer. Y me dicen si tengo mesa para ellos. Y les digo que esperan un minutos para prepararles en el reservado. Y me dicen que tienen prisa porque tienen que coger un vuelo.. Les preparo la mesa y les digo. Gracias quienern unos entrantes al centro de mesa y unas Ensaladas. Y el plato fuerte una paella mista o de pollo y costillejas. O de marisco. Y me dicen que no Le les de la carta. Y les digo lo más rápido que pueden comer. Es este menú y me dices que no bueno les doy la carta y empiezan a pedir cada uno un plato diferente y les digo que va a tarda porque son muchos platos diferente y me contesta que no tienen prisa.. Después de decirme que tenían que coger un vuelo.. Al final entraron a comer a las 15 horas y me se fueron 17/30. Tomando cafés y copas.!!
    Pero estos sol los clientes que me entra en el restaurante..

    • Jorge de la Cruz
      Publicado en 12:58h, 24 enero Responder

      Hola Ramón.
      Lo primero gracias por comentar, con la participación de todos se aprende una barbaridad.

      Este hecho me recuerda a una anécdota que me contaron.
      En un avión van 100 personas y le preguntan al personal de vuelo ¿Qué tal el vuelo?.
      La respuesta: «Fatal, hemos tenido a un pesado que no ha hecho más que llamar, protestar, incordiar y molestar. No te puedes hacer una idea del vuelo que nos ha dado»
      Y es cierto, ese puede ser el resultado.
      Pero en este caso, el personal se ha olvidado de 99 personas que se han comportado correctamente y que no han dicho nada hasta el punto de caer en el olvido.

      A nosotros en hostelería nos pasa lo mismo.
      Yo he pasado por experiencias similares a la tuya.
      Son anécdotas que queman por que tu has puesto toda tu voluntad y esfuerzo para satisfacer a unos clientes que no tienen reparo en mentir y que no se lo merecen.

      Pero te has olvidado del resto de la sala y de todos los comensales que tuviste ese día y que seguro que fueron gente estupenda, casi todos.
      Ese error lo he cometido yo muchas veces y he dejado que me haga mella. Y he pagado el precio.

      En hostelería, todos y más aún los gestores, debemos desarrollar nuestra inteligencia emocional, hay que trabajar en ello, que nos permita filtrar y que no nos afecten anécdotas puntuales de clientes no deseados.
      Por que de no hacerlo, va a afectar a nuestro trabajo.

      Es casi más importante trabajar esto, que nuestras habilidades como gestores, por que las consecuencias son mucho peores para las personas responsables.

      No podemos meter en el mismo saco a todos los clientes por que hay más, muchos más de los buenos, que de los impresentables y sin embargo hablamos de ellos como si todos fueran unos indeseables.

      Esto es una anécdota puntual y no debes dejar que te afecte lo más mínimo. (Ya sé que hay más…)
      Este tipo de clientes siempre los tendremos y recuerda que los gilipollas (Uff, perdón) están uniformemente repartidos por el mundo.
      !Alguno te tiene que tocar!
      ¿Vas a dejar que te altere?

      Desahogate cuando lo necesites que eso ayuda.
      Un abrazo.

Publicar un comentario