Formar equipo en hostelería, unos lo consiguen y otros NO

Formar equipo en un restaurante, unos lo consiguen y otros NO.

Formar equipo en un restaurante, unos lo consiguen y otros NO

Con las mismas circunstancias y situación

 

Conozco dos empresarios de hostelería que están en la misma provincia y con una actividad, digamos parecida.

De ambos tengo información de primera mano.

Ambos han tenido que formar un equipo en el que poder apoyarse.

Ya sabes que ahora, que los negocios son más complejos, se necesita al equipo más que nunca.

Tanto para mejorar la organización y eficacia, aumentar sobre todo las ventas, fidelizar a los clientes, mejorar la experiencia del cliente, etc.

Pero también, para poder disponer de más tiempo para pensar en el negocio, mejorarlo, hacerlo crecer… 

En definitiva, para ganar dinero con lo que haces.

De los dos, uno lo ha conseguido y el otro no.

Uno ha conseguido formar un equipo que de momento se implica, colabora y parece estable.

El otro tiene problemas de rotación, no acaban de integrarse y son una preocupación constante.

Para ambos, el personal disponible es prácticamente muy similar, es la misma zona.

Y las circunstancias, de las que tanto nos quejamos todos, yo incluido lo reconozco, son las mismas.

¿Entonces?

¿Por qué uno lo consigue y el otro no?

Y la respuesta es que hacen planteamientos muy diferentes y parten de conceptos distintos.

Mientras uno es capaz de ponerse en el lugar de su personal y verlo como lo que es, su cliente interno, al que también hay que cuidar y fidelizar…

El otro parte de creencias antiguas en el funcionamiento de la hostelería.

No es capaz de ver las necesidades de su personal y busca antes a personas necesitadas que a personas cualificadas, pensando en que con eso reduce la rotación.

«Me necesitan, se quedarán más tiempo»

Por necesidad se buscar personal deprisa y corriendo, para cubrir vacantes de última hora.

Y así se ve inmerso en una rueda de la que no acaba de salir.

Ya que tiene vacantes por no tener un personal profesional o preparado.

Son los planteamientos que se tengan y la mentalidad con la que se aborda este tema, la primera dificultad para formar un equipo que quiera trabajar contigo y se implique en el negocio.

Esto es precisamente uno de los temas que más trabajamos cuando asesoramos a un empresario, su mentalidad frente al equipo, ya que supone todo un reto a superar.

Por otro lado suele haber otro planteamiento equivocado.

Y es tener, no la plantilla que necesitas para un funcionamiento correcto, si no a la plantilla que puedes sostener.

Eso deteriora al equipo sobre manera.

Y con ese equipo no consigues los recursos que necesitas y cada vez vas más a la baja.

Sé que es fácil decirlo y no tanto hacerlo, soy consciente, pero este planteamiento es hacia el cual hay que enfocarse.

La inversión en equipo siempre es rentable ya que ellos son los que pueden aumentar las ventas con diferencia.

Se ha de formar el equipo necesario y luego conseguir los recursos para mantenerlo.

Y en eso se debe enfocar el líder, en conseguir los recursos y las ventas necesarias para poder tener el equipo que se necesita.

Aunque no te lo creas y con razón, formar un equipo ahora es posible.

Y no te engañes, lo necesitas y mucho.

La pregunta es…

Y tú, ¿cómo abordas este tema y cuales son los resultados?

Deja tu comentario al final de este post.

 

Jorge de la Cruz
[email protected]

Ayudo a empresarios de hostelería a obtener mejores resultados en su gestión con el fin de potenciar sus negocios y aumentar su rentabilidad. Estrategias de crecimiento para restaurantes Gastrogestión.

Sin comentarios

Publicar un comentario