administrar un restaurante

7 Consejos sobre cómo administrar un restaurante


Administrar un restaurante

Siete consejos de expertos sobre cómo administrar un restaurante

Administrar un restaurante

Recientemente he leído un post publicado en la web norteamericana especializada en hostelería, Toast y escrito por A.J. Beltis referente a la administración de un restaurante. Puedes leer el artículo original aquí. 

Se trata de la dificultad de administrar un restaurante y de los conceptos tan equivocados que tienen muchos empresarios cuando abordan esta tarea.

Como el tema me ha parecido muy interesante, y digno de tener en cuenta, te traigo una adaptación de su contenido que paso a explicarte a continuación con la esencia de lo que en el original se comenta.

Cualquier persona que ya lo haya hecho o que esté en este momento dirigiendo un restaurante, sabe perfectamente que su funcionamiento no es un trabajo fácil. 

En el escrito se refleja que hablando con expertos en esta materia se ha puesto en relieve algunos de los mitos y hechos que conviene recordar referente a la ejecución y administración de un restaurante que convendría recordar.

Con el fin de que quien aborde esta tarea en estos momentos tenga en cuenta estos consejos.

Paso a enumerarte los siete consejos que se aportan en el escrito y con los que personalmente estoy muy de acuerdo.

1) Formar a tu personal

Con una tasa de rotación de personal en restaurantes muy alta, uno de los problemas endémicos también en España,  el sector de la hostelería se enfrenta a muchos obstáculos para formar un equipo.

Destacan que uno de los puntos más necesarios del funcionamiento correcto de un restaurante es además de la formación inicial del personal, su continua formación a lo largo del tiempo.

No basta con decir en un principio que estas son las 10 cosas que hay que aprender para poder realizar un servicio adecuado y quedarse ahí, sino que posteriormente hay que seguir un proceso de aprendizaje de las siguientes 5 cosas que se necesitan aprender para mejorar y así de forma continua.

Invertir en el equipo refuerza la moral y crea una fuerza de trabajo más inspirada, eficiente, dando forma a nuevos ayudantes de camarero que pueden convertirse en los futuros gerentes y líderes.

La solución parte de cuidar al equipo tanto como se preocupa de cuidar a los clientes.

Promover al equipo desde dentro de la empresa permite desarrollar realmente el talento de sus miembros.

Administrar un restaurante

Imagen cedida por Pixabay

2) No olvides para los que sigues teniendo que trabajar

Un error común es que los dueños de restaurantes creen que no tienen que responder ante nadie, cuando realmente esto no es así.

Mucha gente piensa que abrir un restaurante implica que no tienes que trabajar para nadie nunca más.

Cuando la realidad es que tienes que trabajar para un montón de gente más.

Un gestor de un restaurante tiene que trabajar para sus inversores, tiene que trabajar para cuidar de su personal, tiene que trabajar para conseguir unos proveedores adecuados a los que conservar y tiene además que trabajar para sus clientes, a los que debe satisfacer y fidelizar.

3) Tener paciencia

Una de las carencias más generalizadas.

Un gran restaurante no es nada sin un gran personal.

Los dueños de restaurantes tienen que ser pacientes y reconocer que se producen errores humanos y a veces la curva de aprendizaje es larga. Se necesita tiempo.

La gestión de un equipo es un proceso que consiste en ver a alguien desarrollarse y crecer en un plazo mucho más largo, lo que necesariamente requiere paciencia.

La inversión de tiempo y dinero en el desarrollo de un equipo de trabajo sólido en el que apoyarse, es un proyecto de gran envergadura, que requiere estar equipado con los recursos adecuados.

Cada nuevo miembro del equipo requiere unos meses de incorporación y adaptación a la forma de trabajo de la empresa hasta que consigue ser eficaz en su puesto.

Y esto como es lógico requiere una inversión hasta que la persona es 100% eficaz. La empresa debe tener en cuenta este factor a la hora de afrontar la formación de un equipo.

Administrar un restaurante

Imagen cedida por Pixabay

4) Recuerda: Conocer las cifras es parte del trabajo 

Los costes laborales, los gastos en materias primas, los ingresos, datos de funcionamiento, publicidad, gastos generales, las ventas que se realizan, etc.

Son todo un conjunto de cifras que irremediablemente se deben tener en cuenta en el día a día de un restaurador.

¿Realmente manejas todas las cifras que necesitas para conocer el funcionamiento de tu negocio?

La realidad es que se necesita manejar todas las cifras que afectan a tu establecimiento en todos los aspectos y mucho más si tienes detrás inversores asociados que esperan resultados.

Cuando llega el momento de tener que afrontar los pagos se ha de tener conocimiento de la situación.

Si además se precisa financiación, se debe tener en cuenta en que situación se encuentran tus balances, si estos realmente muestran una empresa rentable, con control y que tiene posibilidades de crecer y salir adelante.

El conocimiento de las cifras no suele ser el punto fuerte de los restauradores, pero las cifras se deben conocer a la perfección.

Administrar un restaurante

Imagen cedida por Freepik

5) Primer objetivo: conseguir la satisfacción del cliente

La competencia es muy fuerte y sobre todo en España, por lo que la oferta es muy grande y el cliente tiene mucho donde escoger.

El primer objetivo es asegurarse de que nuestros clientes están satisfechos todo el tiempo. Hacer todo lo necesario para conseguirlo. Ese debe ser el objetivo número uno de todo negocio de hostelería.

Puede ser difícil conocer lo que realmente piensan los clientes de su experiencia en tu establecimiento ya que se estima que solo el 30% de los clientes satisfechos realizan algún comentario.

Por el contrario, clientes insatisfechos son dos veces más propensos a comentar sobre una experiencia negativa, por lo que es importante centrarse siempre en su satisfacción.

Administrar un restaurante

Imagen cedida por Freepik

6) Sé constante pero no te estanques

Los negocios de hostelería están hechos de constancia, del trabajo y esfuerzo constante de cada día pero esto no debe implicar que te estanques.

Si te estancas, tu equipo se estanca y tu negocio se estanca. Y precisamente tu cliente quiere todo lo contrario.

No quieren una experiencia estancada, requiere novedad pero también la constancia en el hacer de tus elaboraciones y trato.

Ten muy claro los dos conceptos, constante – que actúa o se hace de la misma forma con el tiempo, sobre todo con el fin de ser justo o exacto, estancado  – que no muestra actividad, aburrido y lento

La constancia implica espacio para el crecimiento y un especial énfasis en la precisión. Estancamiento implica el servicio es lento y desapasionado. No dejes que tu restaurante se estanque.

Imagen cedida por Freepik

7) Se necesita más tiempo de lo que piensas

Todo el mundo piensa que el proceso de consolidar un restaurante es mucho más rápido de lo que en realidad supone. Por lo que mentalízate de que lleva más tiempo del que te estés imaginando.

No es un cliché, es la verdad. No es que estés haciendo nada mal, sencillamente es que lleva más tiempo de lo que has calculado.

El consejo para las personas que buscan iniciar su propio negocio de restaurante es que empiecen ahora. Sin embargo, te llevará mucho más tiempo de lo que piensas que va a tardar.

Te recuerdo que este post está extraído del original escrito en Toast. Puedes leer el original aquí.

 

Tal vez te puede interesar leer:

Delegar, una asignatura pendiente en hostelería.

Administrar un restaurante


Las diferentes etapas por las que pasa un negocio de hostelería, la de escalada, es una de las más complejas ya que para poder crecer, precisa irremediablemente de un equipo consolidado que es el que te va a permitir la expansión.

Esta es una de las tareas más complejas en hostelería debido al concepto que se tiene de trabajar en la misma.

Requiere de mucha constancia y mucha paciencia a la vez que recursos para poder formarlo.

Me gustaría conocer tu opinión.

¿Es la formación de un equipo una de las mayores dificultades en tu negocio?

¿Que opinas de la posibilidad de tener el equipo que necesitas?

Administrar un restaurante

image_pdfDescarga el artículo en formato PDFimage_printImprimir
Sin comentarios

Publicar un comentario