BMW a precio de Panda... a la hora de buscar camareros...

Jorge de la Cruz

Las malas experiencias que te llevan al planteamiento equivocado...

Alguno de mis clientes están teniendo problemas con el personal.

 

Qué raro…¿No?… es pura ironía…

 

Y otros, que no los tenían, de pronto y de hoy para mañana, han empezado a tenerlos.

 

Y más a la hora de buscar camareros.

 

La cuestión es que estamos otra vez en un periodo  acentuado de escasez de mano de obra.

 

Un periodo que se repite una y otra vez a lo largo del tiempo.

 

Quien lleve años en este negocio, ya lo habrá vivido en otras ocasiones.

 

Y eso siempre lleva a dificultades y a pérdidas de ventas.

 

Es un auténtico problema, porque añade más conflicto a la tarea de sacar adelante el negocio y sobre todo mucho más cansancio.

 

Para mi es lo peor, el cansancio que se va acumulando en los empresarios  que aumenta las ganas de dejarlo todo y te roba la motivación al completo.

 

No te cuento nada que no sepas ya.

 

Por si fuera poco, se publica en los medios que hay 70.000 trabajadores de la hostelería que se han pasado a otros sectores aún cobrando menos dinero debido a las condiciones de trabajo.

 

Y cuentan también, que la hostelería es el sector que peores sueldos paga solo después del sector de la limpieza en domicilios particulares.

 

Y esto no deja nada bien a nuestro sector, que ya de por sí es poco atractivo.

 

Si ya muchas personas no lo encontraban interesante debido a los horarios y a tener que trabajar en los días festivos, solo faltaba añadirle una pésima reputación.

 

Más leña al fuego.

 

Pero hemos de reconocer que de todo esto, parte de culpa la tenemos los propios empresarios.

 

Lo quieras reconocer o no, es así.

 

Dentro de nuestra necesidad de obtener la rentabilidad del negocio, hemos metido en ese saco, el ajuste del gasto en materias primas, energía y otras necesidades.

 

Pero también, a los gastos de personal, ya que en muchos casos es el más fuerte de todos.

 

Es decir, que para obtener la necesaria rentabilidad hemos ajustado todo lo que hemos podido los gastos de personal.

 

Eso lo hemos hecho una y otra vez.

 

Y está claro, por si aún no lo has comprobado, que eso no funciona.

 

El personal en hostelería es de vital importancia.

 

Es algo que resulta imprescindible.

 

Y a poco que no tengas al equipo en condiciones, ya sabrás que te supone pérdidas de ventas e incluso de clientes.

 

Y aquí es donde debemos cambiar de planteamiento.

 

Esta bien que ajustemos todos los gastos, pero la obtención de la rentabilidad del negocio no puede estar basada en ajustar el gasto del personal.

 

Debemos empezar por cambiar el punto de vista con el que contemplamos al personal.

 

El personal es una inversión rentable.

 

Y lo es, porque un buen equipo es capaz de levantarte las ventas de forma considerable y conseguir que un cliente vuelva una y otra vez.

 

Debes ser capaz de formar el equipo que necesita tu negocio.

 

Conseguir que esté satisfecho de trabajar en tu local.

 

Pero para ello, debes partir de la base de que si pagas lo mínimo, obtendrás lo mínimo.

 

Luego, te romperás la cabeza para conseguir la rentabilidad que necesitas para pagarlo.

 

Ese es el planteamiento correcto.

 

Lo vuelvo a comparar con el suministro eléctrico.

 

Contratas la compañía adecuada.

 

Acuerdas las condiciones, contratas la potencia que necesitas en función de las necesidades y máquinas que tenga el local.

 

No contratas menos potencia de la que necesitas, ni te lo planteas…con el fin de ahorrar en el recibo.

 

Te salta el diferencial en medio de la hora punta.

 

Luego buscas la forma de generar las ventas necesarias para pagar la factura de la luz.

 

Te repito…ese es el planteamiento adecuado.

 

Entre otras razones porque tú los necesitas muchísimo más que ellos a ti.

 

Y no puedes partir de la base de que tus trabajadores son los enemigos en casa que quieren sacar tajada.

 

Los quieres implicados, motivados y que cumplan con su obligación.

 

A ser posible formados y con experiencia capaces de asumir responsabilidades.

 

Pero a la hora de hablar de condiciones económicas te atienes al convenio y ni piensas en incentivos.

 

Vamos, que debido a todas tus malas experiencias que todo empresario de hostelería hemos vivido, ahora quieres BMW a precio de Panda.

 

Si quieres saber cómo puedes formar un equipo implicado, tengo un programa de consultoría en el que trabajamos este tema con intensidad.

 

Puedes ponerte en contacto conmigo a través de este correo info@jorgecruzmartin.com

 

O cuéntame cómo es tu experiencia con este tema.

 

* Imagen cedida por Pixabay.

Dame un toque...