carta de sugerencias

Ventajas de tener una carta de sugerencias en tu restaurante


Carta de sugerencias

Ventajas de tener una carta de sugerencias en tu negocio de hostelería para completar tu carta

Carta de sugerencias

En hostelería todos conocemos el poder de la carta a la hora de vender.

Independientemente del tipo de negocio de hostelería que tengas, la carta es un magnifico instrumento de venta.

Incluso para locales donde solo se sirven bebidas, es un medio de estimular el consumo y dar a conocer mejor tu oferta.

Tener una carta en condiciones y bien elaborada, es ya de por sí un síntoma de calidad de tu establecimiento.

Es sin duda alguna la gran vendedora. Y de ahí la necesidad de esmerarse mucho en la creación de la carta.

Más aún, si no cuentas con un personal que haga su tarea de vender y se limite solamente a servir mesas.

En estos casos es cuando más necesitas la capacidad de vender de tu carta.

Pero no solamente es un instrumento de venta, es además, una de las primeras tomas de contacto con lo que tu haces.

Para quien no te conoce, es por tanto, parte de tu tarjeta de presentación.

Inconvenientes de la carta principal

La carta es un elemento elaborado y pensado que requiere mucho trabajo.

A veces incluso tiene un coste elevado en su impresión o presentación.

No es práctico cambiarla muy a menudo a no ser que tu estilo de trabajo te lo facilite y permita aumentar la frecuencia.

Ya hay establecimientos que presentan su carta a través de una tablet, lo que permite un mejor diseño y cambios con gran facilidad. Pero esto de momento, son casos puntuales.

La carta incorpora aquellos platos que te definen y que has diseñado, planificado y escandallado de forma minuciosa para el correcto funcionamiento del negocio.

Lo recomendable, lo que ocurre con más frecuencia, es que la carta o menú se cambie una o dos veces al año.

Pero ¿qué ocurre cuando tienes clientes recurrentes que se conocen tu carta de memoria y no quieres aburrirles?

¿O cuando el mercado te ofrece un producto de calidad a buen precio?

¿Y cuando es temporada alta de algún producto como setas o alcachofas y quieras incorporarlos a tu oferta?

Una buena solución es la de utilizar una pequeña carta adicional y complementaria a la principal.

Lo que llamamos una carta de sugerencias.

Me dirás que no te estoy diciendo nada nuevo, pero quiero que conozcas al completo todas sus ventajas.

Incluso para establecimientos que no ofrecen comida.

¿Qué es realmente una carta de sugerencias?

Es una carta sencilla y de fácil edición que permite ser renovada con mucha facilidad.

En esta carta puedes ofrecerle a tu cliente productos sugerentes de temporada o de mercado.

Productos que hayas tenido la oportunidad de comprar a un precio excelente.

También te permite la oferta de productos innovadores o de nuevas y originales combinaciones.

Un buen banco de pruebas

Que te sirve para conocer la aceptación de tus clientes a un determinado producto.

Platos nuevos que quieras probar su funcionamiento. Para que en función de los resultados, decidir si se incorpora a la carta principal o no.

Además esta pequeña carta tiene un atractivo especial para el cliente.

Ya que todo el mundo sabe que contiene las novedades o los productos diferentes.

Tiene el aliciente de que lo que te ofrece lo puedes consumir ahora pero lo más probable es que no lo vuelvas a tener disponible.

El principio de escasez que se utiliza a la hora de vender y que funciona.

Y una ayuda para el almacén

Pero no solo te permite dinamizar la carta principal completando tu oferta, si no que también es un medio de sacar productos que por la razón que sea necesitas vender por que no han tenido la salida esperada.

Para restaurantes de más movimiento la sugerencia es utilizar esta carta para ampliar la oferta con dos o tres platos los fines de semana. Si es cuando tienes mayor afluencia de publico, o cuando acuden los clientes recurrentes.


carta de sugerencias
Esta foto de Norte Andaluza es cortesía de TripAdvisor

¿Cómo debes utilizarla?

Recomiendo que el uso de esta pequeña carta no se haga de viva voz, además de ser una forma muy anticuada, al cliente no le suele gustar.

Está comprobado que esta forma es mucho menos vendedora que cuando se presenta en forma física.

Le obligas al cliente a retener en la memoria de forma muy rápida los platos que le recites.

O verte obligado a repetirla varias veces. Lo que en momentos de mayor afluencia no es muy práctico. Ya que necesitarás más tiempo para tomarle nota a la mesa.

Eso por no decir que es muy posible que con las prisas, se te olvide ofrecerles alguno de los platos disponibles.

A mi personalmente no me gusta nada cuando me hacen el ofrecimiento de viva voz. No suelo quedarme con los platos a la primera y tengo que pedir que lo repitan.

No cuesta tanto imprimirlo y adjuntarlo en la carta.

Además me gusta conocer el precio de lo que pido.

Por otro lado, le impides al cliente que compare la oferta con la de la carta permanente. Y también tienes el inconveniente de la desconfianza, al no saber el precio del plato que va a pedir.

El cliente prefiere disponer de toda la información disponible

Si piensas que en determinados niveles esto no tiene importancia, debes saber que el cliente cada vez quiere más información acerca de lo que va a pedir y parte de esa información es el precio.

Te recomiendo por tanto que la imprimas de una forma u otra. Y que la incorpores al menú como una nota anexa o la presentes en un soporte adicional que esté a la vista del cliente.

Pero existen otras muchas formas de presentar una carta de sugerencias de fácil modificación.

Ahora está de moda presentar las pizarras de gran tamaño donde se ofrecen las sugerencias con una buena letra.

Y la verdad es que funcionan.

Dependiendo de la forma y estilo de trabajo del establecimiento te encajará mejor una forma u otra. Pero huye de relatar la carta de sugerencias de viva voz.

Lo ideal es que este tipo de cartas sean breves, de poco recorrido y cambiarlas con frecuencia para que cumplan bien con su objetivo.

Conclusión

Una carta complementaria de sugerencias tiene las siguientes ventajas:

  • Dinamiza la carta principal haciéndola más completa e impide que se canse el cliente
  • Aumenta la rotación de tu oferta
  • Permite la oferta de platos nuevos, de temporada o de mercado
  • Permite vender productos que no están teniendo la salida esperada
  • Puedes probar la aceptación de nuevas creaciones
  • Es claramente vendedora, ofrece las novedades
  • Aumenta tu oferta haciéndola más atractiva
  • Da a conocer nuevos producto a quienes siempre piden lo mismo

 

Personalmente he podido comprobar los buenos resultados que ofrece el uso de una pequeña carta de sugerencias.

La buena aceptación por parte del cliente y el gusto por conocer las novedades que le ofreces a través de esta pequeña carta.

Es algo muy fácil de implementar en un negocio y ofrece un gran apoyo a la venta.

Te sugiero hagas la prueba y compruebes por ti mismo el funcionamiento de este sistema de venta, que al fin y al cabo es de lo que se trata, de vender.

 


 

Tal vez te interese ampliar la información con estos otros artículos:

¿Quieres saber qué oportunidades de venta estás perdiendo en tu negocio? 

Cómo montar una carta atractiva para tu restaurante

40 Diseños de cartas para tu inspiración

 

¿Utilizas ya en tu negocio una carta de sugerencias? ¿Cuál es tu experiencia con ella? ¿Obtienes buenos resultados con su uso?

Tu experiencia particular puede ayudarnos a todos a completar la información y a mejorar su uso.

Anímate a comentar cuáles son los resultados que obtienes en tu negocio.

Puedes dejar tu comentario aquí ↓↓↓ abajo, como siempre.

La fotografía es cortesía de PIXABAY

image_pdfDescarga el artículo en formato PDFimage_printImprimir
Sin comentarios

Publicar un comentario